Recomendar!

Al trigo transgénico se le cortó la cadena. Y se le cortó antes de empezar a circular. Fue contundente el rechazo de todos los sectores productivos que forman parte del engranaje triguero ni bien se oficializó la noticia los primeros días de octubre que el Ministerio de Agricultura de la Nación había aprobado la tecnología HB4 para el cultivo desarrollado por la empresa Bioceres. Se trata de una variedad con tolerancia a sequía que hasta el momento no fue validada en ningún país del mundo.

Se aclaró, además, que la aprobación quedaba “condicionada” al apoyo de Brasil, el principal comprador del trigo argentino. Ya se sabía que la cadena triguera no estaba de acuerdo con esa decisión: había expresado su rechazo total en 2018, cuando se presentó la innovación. Volvió a hacerlo ahora, con los hechos consumados.

La gran mayoría de las entidades vinculadas a la producción de trigo creen que la Argentina ha dado un mal paso. Así lo expresaron en un comunicado firmado por todos los eslabones: las gremiales de productores, los acopios, los corredores, las bolsas, los molinos y las exportadoras del cereal. Hay que destacar que no lo rubricaron las entidades tecnológicas y tampoco Argentrigo, la cámara de la cadena triguera.

“El mercado argentino no tiene experiencia en consumir trigo transgénico, y ya existen pedidos de parte de empresas alimenticias nacionales e internacionales que operan en nuestro país, de comprar únicamente harina o trigo no transgénico. El uso comercial nacional del trigo HB4 impactará en los precios y abastecimiento de trigo en el país. El daño que se produciría al mercado de trigo argentino sería irreparable e irreversible, toda vez que la contaminación se propagará y la segmentación resulta inviable. Se pondría en riesgo los esfuerzos conjuntos (público / privado) realizados para consolidar nuevos mercados y expandir fuertemente las exportaciones”, expresaron en el comunicado conjunto bolsas de cereales, exportadores, acopiadores, molinos y las entidades de la Mesa de Enlace.

Aunque, por otro lado, dejaron en claro que no hay integrantes de la cadena triguera que se opongan al avance tecnológico. “Apoyamos la ciencia nacional, la innovación tecnológica y los servicios que se siguen realizando en nuestro país, con vocación de aportar al desarrollo económico y social, y protegiendo el ambiente”.

“No tenemos dudas de que el trigo HB4 no tiene riesgos ambientales ni de salud pública, y que el SENASA y la CONABIA han realizado sendos estudios técnicos que así lo confirman”, indicaron.

Fuente: Diario «La Voz del Pueblo» de Tres Arroyos- 22-11-2020

Deja tu comentario