Recomendar!

Escribe Ing. Agr. Romina Espósito

Los molineros tienen la ardua tarea de mantener la calidad de la harina de modo estable a través del tiempo, superar cada día los niveles de exigencia de la calidad industrial, molinera y panadera es un desafío. Pero ¿qué pasa cuando no se planifica la compran del trigo, como afecta esto al molinero?
Saber comprar una buena partida es clave, por que no hay aditivo, no hay ajuste en el molino que le gane a contar con un buen trigo corrector, en lo que a calidad se refiere.
Pero muchos nos plantean lo siguiente; no podemos hacer contratos con los productores, porque hay un riesgo muy alto en ello. Eso es lógico porque el resultado final de la cosecha está ligado en un 80% a los factores climáticos y eso es incierto y riesgoso para el productor y quien está asociado, en ese caso el molino.
El campo siempre tuvo ese riesgo que la agroindustria no lo tiene, los molinos tendrán otros riesgos, pero el clima no es uno de ellos.
Sabemos que hay otro modo de hacer las cosas, disminuyendo el margen de error; y eso sería anticiparnos en la búsqueda. En vez de salir a buscar trigos una vez cosechados cuando ya los tiempos aprietan y las calidades están definidas y mezcladas en las plantas de acopio, podemos mandar a buscar productores de la zona, ya sea de modo directo, o a través de las agronomías proveedoras de los mismos, para saber qué tipo de variedad / cultivar van a sembrar este año.

Y como sabe eso el productor?
Ensayos a campo, internet, los propias semilleros, las exposiciones rurales, todo al alcance del productor para que sepa qué sembrar y cuando. Entonces… saber a quién comprar en busca de calidad, es la clave y ya no es imposible.
Elección de cultivares, los productores cuentan con todas las herramientas para decidir que sembrar y saber cuáles serán los rendimientos y calidad potencial de ese campo para ese año. Hoy día las empresas de semilleros brindan software y programas para celulares que los productores usan para estimar la cosecha y sabiendo el comportamiento del cultivar, saber la calidad estimada.

Entonces la pregunta es: si el productor sabe el grupo de calidad muchos meses antes de sembrar, ¿qué inconveniente hay en que los molinos tengan esa información y puedan decidir a quién comprarle mucho antes y no cuando ya cosechó y mezcló su partida con otras?
Las agronomías de los pueblos, las sociedades rurales, las agencias de INTA y los mismos productores tienen esos datos y se pueden hacer contactos pre-siembra con los molinos, pero en el caso de que no sea así, también podemos saber por dónde rumbear y apalabrar la compra a determinado productor del que sabemos que sembró un cultivar deseado por nosotros. Siempre hablando de que busquemos trigos correctores grupo 1 (ideales para panificación industrial con W entre (340-600), o como mucho buscar los del grupo 2 con más de 8 horas de fermentación y W (240-340).
Cabe aclarar que hay zonas que son consideradas zonas núcleo sonde el suelo y el clima ayudan a la calidad de manera natural, como se conoce el caso del sur de Buenos Aires donde cuentan con esa ventaja nata. Para las zonas donde el clima no apoya tanto, podemos ver las tendencias de comportamientos en calidad en el siguiente enlace: http://www.trigoargentino.com.ar donde encontraremos los promedios de los últimos años y nos dan tendencias que nos ayudan a definir regiones aledañas al molino, eso hablando a gran escala; pero a escala de lote y campo directo hay que moverse en la zona de modo personal, por que como decíamos anteriormente; el productor sabe muchos meses antes lo que va a sembrar.

Sin ir más lejos, estuvimos presentes en la presentación de los nuevos Híbridos de Maíz Monsanto para el año 2018, eso fue dado en el mes de Marzo del corriente año en Lobos, y en esa instancia los productores definieron qué sembrarán para el mes de Octubre/Noviembre (casi 7 meses antes). Para el trigo se anticipan de igual modo. Hoy los semilleros hacen todo lo posible para que esto sea así. Aprovechar ésta ventaja, abrir las posibilidades de negociación, planificar antes nos permite garantizar la calidad de la materia prima que trabajaremos.

Saber vender es bueno y en eso no hay dudas que se invierte mucho tiempo… pero saber comprar, es clave.

Deja tu comentario