Recomendar!

Parar la producción de harinas por un imprevisto, es algo que no nos podemos permitir!

El costo que acarrean las paradas imprevistas es tan grande que los molinos harineros agotan recursos para evitarlas. Para que no se corte la cadena de producción, todos los eslabones deben estar bien preparados (desde la recepción de trigo, hasta el embolse y la venta de harinas).

Hay 4 puntos importantísimos dentro del molino que vamos a tratar:

  1. Falta de un buen programa de mantenimiento
  2. Decisiones acertadas en la compra de repuestos de máquinas
  3. Falta de programación en producción – exceso de Stock de harinas
  4. Falta de insumos de materia prima de calidad (trigos correctores)

En el primer punto, destacamos un buen programa de mantenimiento preventivo que les permita a los molineros y ayudantes de mantenimiento saber con anticipación cuando hay que hacer el cambio de cada repuesto, bolillero, motores, correas, telas de tamices, tapotines, mangas, ect.

Respecto al punto 2, las decisiones de compra  de repuestos por lo general las realiza el área de compras, cuyos encargados por lo general son contadores o administradores que no siempre conocen las máquinas, las prestaciones y los repuestos de cada una, por lo que a la hora de comprar lo hacen un poco a ciegas (suele pasar si el molino es muy grande y no hay buena comunicación con los operarios y el sector de compras). Esto es una desventaja enorme, porque acá no rige la ley de conseguir todo al menor precio. La calidad y facilidad de recambio manda por encima del costo (relación precio/calidad). De nada sirve pelear descuentos cuando no se comprende lo que se está por comprar y la función que cumple. Tomar la decisión final de manera conjunta es lo mejor, o bien delegar la elección de marcas y opciones al molinero es una buena opción a tener en cuenta. 

Respecto al tercer punto, “falta de programación en producción – exceso de Stock de harinas”, si el área de ventas viene con un estancamiento o baja de ventas se produce un exceso de stock que genera paradas imprevistas, en este punto es importante analizar la causa, si es por cuestiones ajenas al molino como ser aumento de precios de insumos que genera aumentos en las harinas, o es una cuestión ligada a falta de fuerza de ventas por pérdida de clientes, mal manejo de reclamos y servicio post-venta, entre otras causas.

Por último y no menos importante es el tema de la compra de trigo, si se dificulta conseguir trigos correctores, nos quedaremos entonces sin la posibilidad de hacer mezclas para llegar al piso de gluten que nos demandan los clientes, por lo que a veces hay que dejar de moler hasta conseguirlos y retomar el caudal diario habitual. En esos casos se sabe que ningún molino hace la compra completa en plena cosecha y la guarda para todo el año, la compra siempre es escalonada, y el comprador debe regular la capacidad de acopio y hablar siempre con el molinero para planificar las toneladas necesarias de cada rango de gluten para no quedarnos cortos en alguna etapa del año, más aun cuando los precios se disparan entre los meses de Julio a Octubre por falta de oferta.

Todos estos puntos nos llevan a la organización armónica y comunicación entre sectores que tanto hacemos hincapié siempre, para evitar jugar a la ruleta rusa y vivir pendientes siempre de un imprevisto cuando puede evitarse, más sabiendo el altísimo costo por día de parada de producción (costos fijos, variables, ocultos). Evitar el malestar general que se ocasiona con planificación y comunicación es algo para destacar en aquellos molinos con más experienc

MPN: 00212

Esquema que sintetiza las áreas del molino que deben mantener comunicación fluida para evitar paradas imprevistas.

Deja tu comentario