Recomendar!

Son muchas las preguntas de los molineros sobre si conviene o no poner el trigo en silo bolsa, en muchos casos el trigo toma olor y deben rechazar camiones, para eso INTA da sus recomendaciones al respecto para tener en cuenta a la hora de decidir.

Silo bolsa Argentina es líder mundial en este sistema y se almacenan 40 millones de toneladas de granos en silobolsas, alrededor del 40% de la producción. Nuestro país provee a 32 países del mundo de silobolsas plásticas (Casini, 2010). El almacenaje hermético de granos es una técnica muy antigua y en nuestro país se usó al construir celdas subterráneas herméticas ante la imposibilidad de exportar durante la Segunda Guerra Mundial. El almacenaje de granos en bolsas plásticas se originó a partir de la idea de los productores de usar los mismos equipos que usaban para embolsar forraje picado, para almacenar y conservar el cereal producido en su establecimiento. Así, las bolsas y maquinarias se fueron modificando para embolsar granos específicamente. Este sistema ha tenido gran difusión en nuestro país siendo una tecnología que se exporta, impulsada por una serie de ventajas operativas como bajo costo de inversión inicial, gran capacidad de embolsado, posibilidad de almacenar en el mismo lote que se cosecha, diferenciación y clasificación por calidad de los productos almacenados, control de insectos y hongos en forma natural menos contaminante, cosechar cuando no se puede sacar el cereal del campo, etc. Presenta también desventajas técnicas y complicaciones como la alta superficie expuesta, lo que lo hace susceptible de daño mecánico y por animales, vulnerable al daño por granizo, dificultad en la recolección del plástico desechado por el alto costo del transporte ya que es un material muy liviano, etc. Los productores que guarden sus granos en silobolsas deben recordar que es un sistema de almacenamiento temporario y que no debería exceder un tiempo prudencial, y que el grano húmedo debe considerarse estrictamente temporario sobre todo con humedades por encima del 14%.

Fundamentos y recomendaciones:

El principio básico de las bolsas plásticas es similar a un almacenaje hermético, donde se crea una atmósfera automodificada ya que se disminuye la concentración de oxígeno y aumenta la concentración de anhídrido carbónico. Esta modificación de la atmósfera interior del silo bolsa crea situaciones muy diferentes de lo que ocurre en un almacenamiento tradicional. Al aumentar la concentración de anhídrido carbónico se produce un control, en general, sobre los insectos y los hongos. Cabe destacar que los hongos son los principales causantes del calentamiento de los granos cuando se almacenan con tenores de humedad superior a los valores de recibo. Los insectos son los primeros que sufren el exceso de anhídrido carbónico y falta de oxígeno, controlándose primero los huevos, luego las larvas, los adultos y finalmente las pupas. Estos últimos comienzan a controlarse con una concentración de anhídrido carbónico mayor al 15% en el aire interior del silobolsa. Es fundamental en el silo bolsa lograr una hermeticidad tal que permita controlar la atmósfera interna de los granos, evitando el desarrollo de los insectos y ácaros.

Los granos muy húmedos, con daño climático y mecánico, son los primeros en ser atacados por microorganismos, convirtiéndose en fuente de contaminación para los granos sanos. Por lo tanto, la calidad inicial al momento del embolsado influye en el comportamiento de los granos durante el almacenamiento. La temperatura exterior del ambiente también tiene gran influencia en el comportamiento de los granos en el interior de los silos bolsa. Cuando la temperatura supera los 20ºC crece el riesgo de deterioro, sobre todo en granos húmedos. Los granos tendrán mejor comportamiento en invierno que en verano. Una gran amplitud térmica provoca una condensación de humedad en la parte superior de silos llenos con granos con un alto contenido de humedad. Se recomienda un sombreado artificial como la media sombra, para atenuar el efecto de la temperatura y de condiciones que afecten la calidad de los granos. 

Los silos bolsa deben ubicarse en sectores bien altos de los lotes, preferiblemente con cierta pendiente para evitar anegamiento temporario luego de una lluvia torrencial. En ensayos realizados sobre silos bolsa durante 136 días con humedades de 12%, 14% y 16%, se pudo observar que las temperaturas mostraron un gradiente, siendo levemente superiores en la parte profunda del silo 31ºC, en el medio 28ºC y en la parte superior 26ºC. Los análisis de calidad permitieron ver que el peso hectolítrico a 14% y a los 60 días de almacenado comienza a ser afectado cayendo 3 puntos, mientras que para humedades mayores, disminuyó a lo largo del tiempo hasta 8 puntos en relación al testigo de 12% de humedad. Con el Poder germinativo ocurrió algo semejante, para 14% se redujo de 95% (valor del testigo) a 74% a los 136 días y para los granos almacenados a 16% de humedad, los valores fueron muy bajos. 

La panificación mostró que para 14% de humedad de almacenaje hubo una caída pronunciada del volumen del pan a partir de los 60 días de almacenaje, siendo más acentuada esta caída en el silo de 16% de humedad debido a la pérdida de calidad del gluten. Conclusiones El silo bolsa es una alternativa viable y recomendable siempre que se almacene seco. Se recomienda anotar en la bolsa la humedad inicial del grano embolsado para realizar luego monitoreos de control en base a la medición de anhídrido carbónico, para detectar cualquier incremento de la actividad biológica que pueda deterior la calidad industrial del grano.

 El riesgo de deterioro aumenta cuando se almacenan los granos en el silobolsa con humedad alta, por encima del 14%, ya que crece la probabilidad que se desarrollen micoorganismos anaeróbicos facultativos como las bacterias y las levaduras.

Para trigo, soja y maíz el período recomendado según la humedad es el siguiente:  Riesgo BAJO: humedad inferior al 14%, de 6 a 12 meses.  Riesgo MEDIO: humedad entre el 14 y 16%, de 2 a 6 meses según humedad Riesgo ALTO: humedad superior al 16%, de 1 a 2 meses. 

Para trigo se recomienda almacenar con una humedad inferior al 14%, ideal alrededor del 12%. 

Fuente: Marta Cuniberti

INTA

Deja tu comentario