MolinoForclaz

Recomendar!

El Molino Forclaz es un antiguo molino de viento situado en las cercanías de la ciudad de Colón, provincia de Entre Ríos.  Lleva ese nombre ya que su constructor fue Juan Bautista Forclaz, un inmigrante de origen suizo, quien llegó a esa zona en 1859.  La familia Forclaz ha sido una de las fundadoras de la Colonia San José.Declarado Monumento Histórico Nacional desde el año 1985 y Patrimonio Arquitectónico e Histórico de la Provincia de Entre Ríos desde el 2003.  El museo cuenta con un predio de 5 hectáreas en las que está emplazado el molino a viento y la casa de la Familia Forclaz.
Es un lugar que refleja el esfuerzo, el tesón y el sacrificio de toda una cultura que tenía al trabajo como única manera de progreso para obtener el sustento y crecimiento de la familia.

Ubicación
El molino está ubicado a unos 200 metros del antiguo camino de ripio que une Colón con San José, en un punto prácticamente equidistante entre ambas ciudades. El lugar se emplaza a menos de 500 metros de la Casa del Primer Administrador de la Colonia San José, Alejo Peyret. Hoy, transformada en un museo y granja didáctica.

El Molino
Es uno de los atractivos que encierra una historia de progreso y frustración. Fue construido entre 1888 y 1890 por Juan Bautista Forclaz y constituye un símbolo del esfuerzo y tesón de los primeros colonos que habitaron la colonia San José en Entre Ríos.
Destinado a moler granos de trigo y maíz fue construido al estilo holandés. Para su funcionamiento necesitaba vientos potentes; es por esto que nunca llegó a funcionar plenamente. Su dueño tuvo que volver a utilizar el antiguo sistema de molienda a malacate.
Este molino junto a una antigua vivienda, los galpones para depósito de herramientas de labranza, el molino de malacate y el aljibe, conforman un conjunto arquitectónico representativo de lo que eran las chacras de inmigrantes de la Colonia San José.
Todas estas construcciones se encuentran agrupadas y ubicadas en la zona más alta del predio. El resto de la chacra estaba destinado a tareas de labranza de la tierra en sus diferentes opciones: huertas, plantación de frutales, pastoreo, sembradíos, entre otros.

Construcción
El comienzo de los trabajos fue a fines del año 1888.
Los cimientos se construyeron de piedra mora, abundante en la zona, y sobre ellos se levantó la pared de forma cónica. La base tiene 8 m de diámetro y 1 m de espesor. Las paredes, hasta los 3 m de altura, están levantadas del mismo material; luego continúa con ladrillos hasta alcanzar los 12 m.
Las cuatro aspas se ubicaban en la parte superior, en una cúpula de chapa de zinc que giraba para orientarse a la dirección del viento. Las aspas tenían 6 m de largo y estaban construidas en forma similar a una escalera de 1 m de ancho, a la cual se le colocó una lona fina.
En 1890 se le instaló la maquinaria en su interior y se finalizó la obra. El costo total de la obra fue de 6.000 pesos fuertes.

El problema del viento
El cálculo que Forclaz no tuvo en consideración fue que para que el aparato funcionara era necesario contar con vientos potentes capaces de mover las aspas, pero los vientos de la región no lo eran, es así que el molino casi no fue utilizado y Juan Bautista tuvo que seguir moliendo con el molino de malacate ―movido por mulas― instalado en las adyacencias. Esta fue solo una de las razones, siendo la más importante la no inclinación de las aspas, por lo cual el viento chocaba contra las mismas pero al no poder pasar a través de las mismas el movimiento era casi nulo.

Monumento Nacional
El molino fue declarado Monumento Histórico Nacional el 26 de noviembre de 1985, por resolución 3066. En 1996 se entregó un subsidio de 380.000 pesos para su restauración.

Deja tu comentario