Podríamos pensar que las dimensiones de éxito de un proyecto han sido alcanzadas cuando hemos cumplido con los objetivos de costos y de tiempo y hemos realizado el trabajo previsto, pero en realidad si tenemos en cuenta el amplio espectro que alcanzan las acciones que realizamos en torno a un proyecto, ya sea una reforma, la adquisición de nuevos equipos o , por ejemplo, la eventual mezcla de diferentes materias primas, desde el punto de vista de nuestra organización, probablemente no sean todos los criterios que deberíamos tener en cuenta.

Es importante atender a cuestiones como la Eficiencia: en lo relativo al cumplimiento de los plazos, presupuesto, uso de recursos, etc.

El Impacto en el cliente: este punto es crucial, si el producto obtenido cumple o no con las necesidades reales de nuestros clientes.

El Impacto en el equipo de trabajo: toda oportuidad es buena para que el equipo crezca, se sienta involucrado y valorado y aumente sus competencias. La comunicación y la capacitación son dos de los aspectos esenciales a tener en cuenta con relación a los recursos humanos. 

La obtención de la rentabilidad económica deseada, desde ya, y la preparación para el futuro; porque lo que se aprende sirve para ser más eficientes en cada nueva oportunidad. 

Si se han desarrollado tecnologías o procesos innovadores, siempre se estará mejor posicionado en el mercado.

Todas estas dimensiones son importantes cuando la organización se encuentra orientada a crear una relación duradera con sus clientes.  

Por eso, nos dice Carlos Berrueta; todo Empresario Molinero, para asegurar  la  buena marcha de su negocio, debe tener como principal objetivo (y lograrlo en plenitud), llegar a fabricar una harina que satisfaga los requerimientos de sus clientes, en las condiciones de explotación mas económicas. 

La dirección tecnica de la fabrica juega un papel de primerísimo orden, puesto que fabricar y vender bien son las claves del éxito.

La buena marcha de la fábrica esta asegurada por el número y la calidad de las máquinas y su distribución o reparto representados por el Diagrama, su óptimo estado de conservación y su conducción.

Pero tengamos muy en cuenta que aunque la molinería tiende a hacerse una ciencia exacta en las grandes instalaciones, gracias a los adelantos tecnológicos y a la gestión del laboratorio de control de la calidad, es sobre todo un arte que no puede adquirirse de otra manera que no sea con una larga práctica y una adecuada capacitación.

Deja tu comentario